El cansancio lo podemos presentar en distintos puntos de nuestra vida, por el trabajo, por hacer ejercicio, incluso por estrés.

El cansancio físico continuado nos está alertando de que algo va mal, y nos puede afectar a nivel emocional.

No es raro sentir agotamiento o cansancio físico de vez cuando, hay muchos factores externos que producen una bajada en el rendimiento. La rutina diaria suele absorber parte del día, con tantas preocupaciones y cosas que hacer, a veces no hay un minuto libre y la energía va disminuyendo poco a poco. Incluso te puede interesar conocer más sobre los medicamentos genéricos.

Cansancio físico o cansancio mental

El cansancio físico continuado nos puede llevar a estados emocionales negativos

El cansancio físico, en ocasiones, deriva en otro tipo de problemas como el desánimo cuando realizar las actividades cotidianas del día a día se vuelve un inconveniente.

Debilidad corporal, pérdida de apetito, bajada de las defensas, palidez o dolor muscular se podrían añadir como ‘efectos secundarios’ del cansancio físico.

cansancio

Por otra parte, existe el cansancio mental o emocional que afecta al cerebro y supone un ‘bloqueo’ mental, propiamente dicho.

Cuando las musas no te acompañan en tu trabajo quizás es que estás tan agotado que no te has dado cuenta; se observa en síntomas como la falta de menoría, el bajo rendimiento o la dificultad de concentración.

El cansancio mental supone somnolencia, dolor de cabeza o de ojos, mareos o falta de optimismo, algo unido a su vez al cansancio emocional donde la depresión es uno de los primeros efectos.

Cómo evitar el cansancio

Hay muchas maneras de evitar el cansancio físico y mental, aumentar tu rendimiento y notar cómo se incrementa la energía necesaria para levantarte todos los días de la cama. Estas son algunas de nuestras recomendaciones:

Dieta

Comer siempre lo que quieres influye en tu cuerpo y no solo a nivel estético, también lo hace internamente. Lo mejor es seguir una dieta saludable y equilibrada sin saltarse una comida, bebiendo muchos líquidos, controlando la ingesta masiva de calorías.

Evitando los alimentos procesados y aumentando al mismo tiempo el consumo de cereales, frutas y verduras.

El alcohol no es buen compañero si quieres descansar bien y no notar el cansancio.

Descanso

Es uno de los consejos más obvios y a la vez imprescindibles para evitar el cansancio físico. Dormir entre 7 u 8 horas diarias en básico para tener la energía y el rendimiento adecuado al día siguiente.

A veces el insomnio hace su aparición, por ello apuesta por acostarte y levantarte más o menos a la misma hora y buscar un lugar tranquilo y confortable para hacerlo, así las pilas se recargan solas.

Vitaminas

Puedes ayudarte a reducir el estrés con algunas vitaminas que te recete tu medico familiar, puedes encontrarlas en diferentes opciones, como pastillas o inyecciones en Aurax para que tus vitaminas puedan resultar un poco más económico. Te comenzaras a sentir mejor en pocos días y el cansancio se irá poco a poco.

cansancio

Karolina Suazo Suazo

Más de 8 años de experiencia en el sector de comunicación y periodismo. Creando contenido para el sector salud y bienestar.
Actualmente trabajo en una agencia creando publicaciones y estrategias para laboratorios y farmacias.

En mi cuenta de Linkedin puedes conocer más sobre mi perfil y mis publicaciones.