El pollo es la carne blanca favorita de muchas personas, y no hay duda de por qué. A la parrilla, empanizado crujiente, en salsa Buffalo o BBQ. Es la proteína perfecta para cualquier momento del día. 

Sin embargo, hay personas que no disfrutan comer esta carne animal, más allá de su estilo de vida (veganismo) simplemente no lo comen. Es por ello, que en esta ocasión, hablaremos de muchas razones para agregar más aves de corral a tu dieta.

El pollo es un fantástico sustituto de las carnes rojas. Una gran fuente de proteínas, la carne se ha relacionado con una variedad de beneficios para la salud.

Estaremos detallando por qué el pollo es un excelente alimento para tu dieta diaria. Irlo incorporando a tu dieta será bastante sencillo. Podrás comenzar ordenando platillos donde el pollo sea el protagonista.

Wow Plus es una aplicación de servicio de comida. Cuentan con una amplia variedad de restaurantes, en los cuales, en cada menú encontrarás un platillo con pollo. A diferencia de otras apps de delivery, Wow+ cuenta con envíos gratis, acumulación de puntos para pagar, descuentos exclusivos y mucho más.

¿Por qué elegir pollo?

Tiene un sabor suave, lo que lo hace perfecto para especias sabrosas y salsas deliciosas. Es bastante alto en proteínas, bajo en grasas y repleto de vitaminas B y D, lo que lo convierte  en un gran aporte nutricional. 

Se recomienda comer pollo o pescado en lugar de carne roja para reducir el riesgo de colesterol alto y enfermedades del corazón. A su vez, es excelente para perder peso debido a su bajo contenido calórico, lo que lo hace una adición inteligente a cualquier dieta saludable. 

Hamburguesa de pollo con papas

Nutrientes del pollo

El pollo está lleno de proteínas de alta calidad y no contiene mucha grasa, especialmente si comes cortes magros, como la pechuga. Sus propiedades nutricionales incluyen:

  • Vitamina B12
  • Triptófano
  • Colina
  • Zinc
  • Planchar
  • Cobre

Una dieta bien balanceada, incluye sustituir las carnes rojas. Los beneficios de las carnes blancas son increíbles. Además, hay muchas formas de disfrutar una buena pechuga de pollo, entre ellas:

  • Trozos en una ensalada.
  • A la plancha sobre arroz o con verduras.
  • Desmenuzado en un sándwich.
  • Hamburguesa de carne de pollo.
  • Mezclado con pasta y tu salsa favorita.
  • En un wrap con salsa y hummus.