Cuando hablamos de higiene de sueño, no nos referimos a que tan limpias están tus sábanas, aunque si consideramos que debes de lavar tu ropa de cama cada día. En realidad, el término “higiene de sueño” hace referencia a los hábitos que tenemos al dormir, cómo estos afectan la manera en que descansamos y recuperamos energías y qué cosas hacemos que nos impiden gozar de esta higiene.

Pero esto no lo decimos nosotros asi nada más inventando, en realidad, detrás del término existen muchas investigaciones de científicos enfocados en el tema del sueño, quienes han llegado a crear una serie de reglas o mejores prácticas que garantizan que una persona tendrá una mejor noche de sueño, sobre todo con enfoque en las personas que padecen desordenes de sueño.

El problema de no poder dormir, realmente, tiene algunas soluciones inmediatas como las diferentes medicinas y productos químicos que ayudan a inducir el sueño de manera forzada, sin embargo, estos son sólo algunos tratamientos que tienen efectos en corto plazo, pero que al final pueden acarrear problemas mucho más complejos como la dependencia a los narcóticos o problemas en hígado y riñones.

Para poder gozar de una higiene de sueño adecuada, hemos recopilado información para darte los mejores consejos que te ayudarán a gozar de una higiene de sueño estupendo y contrarrestar los efectos del tan odiado insomnio.

dormir con tv

No te desesperes por no dormir

Cuando sientas que después de media hora de plano no puedes conciliar el sueño, puedes levantarte, realizar alguna actividad aburrida o repetitiva hasta que sientas que el sueño llega de nuevo. Después regresa a la cama y vuelve a intentarlo.

Horarios regulares

El cuerpo es un organismo que aprende. De esta forma, enseñar al cuerpo a dormir también es nuestra responsabilidad. Trata de irte a la cama todos los días a la misma hora. Sin importar si esa hora es muy tarde o muy temprano, acuéstate cada día a la misma hora. Los primeros días será difícil, pero poco a poco, tu cuerpo irá entiendo que ya es hora de dormir y se preparará para este proceso.

Deja a un lado los vicios

Con el uso de algunos productos, existen muchas ideas erróneas alrededor. Hay gente que si no puede dormir se levanta y fuma un cigarrillo, hay quienes dicen que pueden tomar café hasta en la noche y duermen perfecto, incluso hay quienes opinan que ponerse un poco borrachos cada noche les relaja el cuerpo y los ayuda a dormir.

Todos ellos están muy equivocados. Las sustancias como nicotina, alcohol y cafeína son estimulantes que lo único que provocarán es volver a despertar al cerebro. Si quieres dormir mejor, evita cualquier producto estimulante por lo menos unas 2 horas antes de irte a la cama.

Una cama ideal para dormir

Cuando hablamos de cama, todos dan por hecho de que cualquier superficie suave les servirá para dormir cómodamente. Sin embargo, es algo totalmente erróneo.

Por ejemplo, el sofá está construido para dar un cierto confort para las personas sentadas en él, quedarse dormido el sillón no ayudará a que tu cuerpo encuentre una postura cómoda donde pueda descansar.

Procura buscar colchones de buena calidad donde cada parte del cuerpo tenga un soporte adecuado, sobre todo si sufres de algún malestar crónico como dolores de espalda.

Prepárate para dormir

Utilizar algunos “rituales” para dormir puede ayudar a que el cuerpo entienda que la mente está lista para dormir y viceversa. Algunas buenas ideas son realizar ejercicio una media hora antes de dormir, estiramientos, ejercicios de respiración, e incluso, tomar un baño cada noche antes de acostarse y relajarse.

Evita las siestas

Si eres de las personas que después de una buena comida se dan el lujo de dormir un buen rato a meda tarde, seguramente tendrás menos oportunidad de conciliar un sueño adecuado.

Piénsalo de esta manera, un niño toma siestas por que lo necesita, un adulto ya no. Evita tomar siestas a cualquier hora del día, esto le permitirá al cuerpo cansarse adecuadamente y después prepararse para entrar en un sueño profundo y reparador.

Un cuerpo sano duerme mejor

Muchas veces, la falta de sueño está relacionada con falta de algunas vitaminas. Puedes probar a tomar algunos complejos de vitaminas B o C, para que tu cuerpo no detecte la falta de estas vitaminas y tenga pueda conciliar el sueño de manera mucho más sencilla.

Etiquetas relacionadas: