Comidas

Quesos bajos en carbohidratos y altos en grasa

Rebanada de queso parmesano

Si bien una dieta viene con muchas restricciones, también nos permite comer mucho de una de las formas más queridas de lácteos: ¡el queso! Pero no todos los quesos son tan buenos como otros

Una dieta cetogénica (o keto) es un plan de alimentación bajo en carbohidratos y rico en grasas que ofrece muchos beneficios para la salud. Alrededor de 20 estudios demuestran que este tipo de dieta ayuda a perder peso y mejorar la salud.

Para ayudarte a llenar tu refrigerador con quesos aptos para una dieta cetogénica, esta es una lista completa de queso bajos en carbohidratos y altos en grasa.

Quesos para dieta cetogénica

Queso feta

Grasa: 7 g por onza

Carbohidratos: 3 g por onza

Es un alimento básico de la cocina griega desde principios del siglo XX. La palabra feta significa “rebanada”, probablemente porque la práctica griega del siglo XVII de añejar el queso en barriles consiste en rebanar el queso antes de colocarlo en los barriles.

La textura desmenuzable del queso Feta hace que sea fácil de espolvorear encima de ensaladas o sopas. Los verdaderos fanáticos de los quesos feta a menudo lo cubren con aceite de oliva y lo comen como un artículo independiente o como guarnición.

Quesos de cabra

Mozzarella

Grasa: 6 g por onza

Carbohidratos: 1 g por onza

La mozzarella se hizo por primera vez cerca de Nápoles, Italia. A diferencia de la mayoría de los quesos, se disfruta fresco, en lugar de añejado. Además, la mozzarella también contiene probióticos, que han demostrado mejorar la salud digestiva y la salud emocional.

Es por ello que la próxima vez que consideres en comer una buena pizza de un restaurante italiano, que son más artesanales y con ingredientes de calidad, recuerda que la mozzarella que estás comiendo es altamente beneficiosa. Busca ahora promociones pizza en línea para que encuentres la que más te convenga y sacies a tu antojo.

Quesos Crema

Grasa: 9 g por onza

Carbohidratos: 2 g por onza

Fue producido por primera vez a pequeña escala por los productores de leche de Nueva York y Filadelfia a mediados del siglo XVIII. Luego, en 1872, William A. Lawrence se convirtió en la primera persona en producir queso crema en masa, lo que lo convirtió en el “inventor”.

Es otro de los quesos frescos que no necesitan añejarse. Se puede usar en refrigerios, untado en pan o hasta postres.

Queso parmesano

Grasa: 7 g por onza

Carbohidratos: 1 g por onza*

Uno de los quesos más populares que se usa en la comida italiana. El auténtico Parmigiano-Reggiano se crea en algunas provincias de Italia. Solo el queso de estas provincias puede recibir el nombre oficial de Parmigiano-Reggiano.

El parmesano se puede incorporar fácilmente a una dieta cetogénica como aderezo para ensaladas o como refrigerio al mediodía con carne o verduras.

Quesos de Cabra

Grasa: 9 g por onza

Carbohidratos: 0 g por onza*

Se originó en Francia. También se le conoce comúnmente como Chèvre, que significa “cabra” en francés. Debido a las diferencias en la estructura de la proteína en comparación con la leche de vaca, es uno de los quesos que se digiere más fácilmente y es naturalmente más bajo en lactosa. Para aquellos que disfrutan de su sabor ácido, el queso de cabra es un excelente ingrediente para usar en pan tostado o galletas.

Te sugerimos leer: ¿Cuál es la diferencia entre pasta y fideos?