Todos hemos escuchado o hemos tenido un esguince. Los esguinces pueden ser muy dolorosos para las personas que lo sufren. Normalmente un esguince se provoca por un movimiento brusco, un giro o un mal movimiento.

Cuando hablamos de esguinces, normalmente nos referimos a un tipo de lesión en las articulaciones que es provocado, en la mayoría de los casos, por una torcedura, un giro, o un mal movimiento, y consiste en la distensión y dolor (a veces incluso rotura) de los músculos o / y tendones de una articulación.

Este tipo de lesiones ocurren normalmente en la parte inferior del cuerpo y suelen darse, más específicamente, en las zonas que más soportan la presión del movimiento y el peso juntos.

Estas zonas son tobillos y rodillas, siendo los primeros los más afectados.

Normalmente un esguince se produce por un movimiento brusco o un giro que fuerza los músculos o el tendón fuera de su posición habitual, lo que produce que se estiren demasiado y se distensionen en exceso.

De esta forma posteriormente, les es más complicado de lo habitual volver a su posición correcta.

esguince

Malos aterrizajes

Típicamente, los casos de esguince ocurren cuando alguien se cae y aterriza sobre su brazo mal colocado, lesionándolo, cuando frena después de un acelerón y el tobillo no soporta la presión, de forma que se tuerce demasiado o salta y aterriza sobre el lateral de su pie, o cuando tuerce la rodilla con el pie clavado en el suelo.

Estos son los típicos casos en los que, con suerte, se produce un esguince y no una rotura.

Una mala caída puede provocar un doloroso esguince

A pesar de esta cifra tan elevada, una gran cantidad de personas no lo tratan correctamente y acaban teniendo problemas crónicos, por lo que, si tienes un esguince, no te lo tomes a broma y debes tomar Aurax medicamentos y procura seguir las instrucciones que se te darán al pie de la letra, para que te mejores lo más rápido posible.

Para evitar futuros problemas en la articulación y poder hacer, posteriormente, vida normal te recomendamos seguir estas indicaciones.

¿Qué grados tienen los esguinces?

Los esguinces pueden ser de varios tipos, que se dividen en grados, grado I, II, o III, y su clasificación dependerá del tipo y la gravedad de la lesión y del dolor.

Para identificar el tipo de lesión, deberás acudir a tu médico lo más rápido posible y resumir lo que ocurría cuando te hiciste daño para que él pueda valorar las opciones.

Puede que haya que recurrir a los rayos X para asegurarse de que no hay huesos rotos o de que no se necesitará cirugía para reparar el daño.

Descansar la zona

Una vez te has lesionado, deja descansar la zona dañada y no la fuerces ni hagas que cargue con peso que no debería cargar, aunque en caso de no haber ningún tipo de fractura o ligera rotura, si que podrías cargar un poco de peso para hacer que los músculos trabajen un poco evitando que llegue al punto del dolor.

esguince

También te puede ingresar: 3 maneras de combatir el cansancio.

Karolina Suazo Suazo

Más de 8 años de experiencia en el sector de comunicación y periodismo. Creando contenido para el sector salud y bienestar.
Actualmente trabajo en una agencia creando publicaciones y estrategias para laboratorios y farmacias.